Adaptarse para avanzar cada día

Rosa Niño Lima, secretaria del Decanato de la Facultad de Farmacia de la CEU USP.

Volver al punto de inicio es siempre una oportunidad para valorar el tiempo transcurrido, así lo ha vivido nuestra compañera Rosa Niño, quien desde hace un año ha vuelto al Decanato de la Facultad de Farmacia de la CEU USP, lugar en el que comenzó a trabajar en nuestra institución hace 25 años. 

Pregunta. ¿Cuánto tiempo llevas trabajando en esta casa?

Respuesta. Me incorporé al CEU, como muchos otros compañeros, coincidiendo con un momento muy importante para la Universidad, con el reconocimiento de la USP como universidad privada hace más de 25 años.

Mis comienzos fueron en la Facultad de Farmacia, pasando de un día para otro, de ser alumna de una universidad pública a trabajar en una universidad privada. Fue muy curioso conocer una forma de docencia y vida universitaria diferente a la que estaba acostumbrada y mucho más cercana al alumno. Más tarde tuve una época muy bonita en la antigua Escuela de Negocios, donde conocí el ámbito del Posgrado, con otro perfil de alumnos y docentes en su mayoría profesionales. Después estuve 12 años en la Dirección de Personas, donde he tenido la oportunidad de vivir de cerca cómo se gestan muchos de los procesos de la Institución. Y hace un año es como si se hubiera «cerrado el círculo» con la vuelta a la Universidad, que ha supuesto un gran reencuentro después de tanto tiempo.

Para Rosa, «el haber tenido la oportunidad de conocer la institución desde diferentes puestos, me ha permitido tener una visión más global de su funcionamiento y la oportunidad de vivir desde distintos prismas su constante evolución y transformación. Pero sin duda, lo más importante es que he podido trabajar de cerca con muchas personas y de las que me llevo muy buenos amigos».

Su incorporación a esta casa fue «una de esas casualidades de la vida de las que nunca te arrepientes». Si bien, como todo principio fue complicado, enseguida se enganchó al reto que suponía trabajar en una universidad que se estaba gestando. 

P. ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

R. El Decanato de una Facultad es un sitio muy dinámico, donde se mezclan tanto el trato con docentes y alumnos, como con otras Áreas de la Universidad o profesionales del sector. Por eso me gusta este trabajo, las tareas son muy variadas y raro es el día que no me sorprende con algo nuevo. Tan pronto me encuentro participando en la organización de las prácticas tuteladas de los alumnos de Farmacia, como dando trámite a los expedientes de convalidación de futuros alumnos, como preparando algún acto institucional. Además, cuento con la libertad de organizar y aportar cambios que me brinda el Equipo Decanal.

A lo largo de estos años, nuestra compañera Rosa ha ido conociendo y trabajando con muchas personas distintas, hecho que le ha permitido aprender a exprimir lo positivo de cada una: «Cada persona, ya sea un superior o compañero, siempre te aporta algo diferente y te enseña distintas formas de trabajo». En este sentido, se siente muy afortunada. «Son muchos y muy buenos, los amigos que he ido cosechando a lo largo de estos años. Amistades que trascienden al ámbito laboral. Algunos forjamos nuestra amistad cuando éramos muy jóvenes y me han ido acompañando a lo largo de las diferentes etapas de mi vida, otros son más recientes, pero con todos disfruto de muy buenos momentos tanto dentro como fuera del trabajo» nos cuenta. 

A estos 25 años de carrera profesional, Rosa le suma otro acontecimiento inaudito, la vivencia de una pandemia mundial. Sin duda, la crisis de la COVID-19 ha cambiado muchos aspectos de nuestra vida y como afirma nuestra compañera: «La situación actual está acelerando un proceso que ya se había comenzado, siendo la tecnología la protagonista del cambio y nos hemos adaptado más rápidamente de lo que jamás hubiéramos pensado. Ha puesto a prueba nuestra autodisciplina y constituye una oportunidad de aprender nuevas formas de trabajo, de plantearse algunos procedimientos y que nos da la oportunidad de pensar en mejoras en nuestro día a día».

P. ¿Cuál ha sido el mayor reto al que te has enfrentado durante estos días?

R. La primera semana creo que estuvimos algo descolocados, fue todo muy rápido. Nos fuimos un viernes y el lunes ya estábamos instalados, desarrollando nuestro trabajo en un entorno familiar. De repente, hemos tenido que compaginar el «smartworking» con el «homeschooling», pasar del contacto físico a ver a nuestros compañeros a través de «TEAMS» o «Zoom» y hasta la profesora de inglés apareció en nuestro salón de casa…

P. ¿Qué destacarías de trabajar en remoto?

R. De trabajar en remoto destacaría la flexibilidad para organizar el trabajo y el ahorro de tiempo.   Y es muy de agradecer la formación que el CEU nos está brindando en competencias digitales.

Pero esta situación también le ha permitido aprovechar el tiempo con sus hijas y descubrir con ellas algunas de sus películas favoritas: «Leyendas de Pasión» (mi favorita), clásicos como «Lo que El viento se llevó» o «Desayuno con Diamantes», no tan clásicos como «Titanic» y «Regreso al Futuro I,II y III» , las recientes sobre vidas de grandes estrellas de la música «Bohemiam Rhapsody», «Rocketman» o «Ha nacido una estrella» y hasta un clásico del oeste como «El bueno el feo y el malo».

Comments are closed.